viernes, 9 de diciembre de 2016

Realidad que aplasta


Por Luis Gruss

La caída del consumo en la Argentina del neoliberalismo salvaje y la alegría impostada alcanza niveles nunca vistos. El fenómeno afecta sobre todo la compra de alimentos, remedios, pañales de bebés y artículos de limpieza. Entre todos el dato que más sorprende, según ha informado el destacado periodista y economista Marcelo Zlotogwiazda, es la caída abrupta en la compra de forros, esos indispensables aunque algo molestos globitos que también se conocen en el mundo como condones o preservativos. El dato causa un entendible escozor. En lo que va de 2016 la venta de forros bajó un 15,6 por ciento. Zloto supone que el dato es preocupante ya sea porque puede ser síntoma de menor prevención en las relaciones íntimas -con su consecuencia de embarazos imprevistos o no deseados, abortos y enfermedades de riesgo-, y, también, de menos actividad sexual en las parejas. Como sea no hay que desesperar. Aún quedan forros en la Argentina y no son pocos. Entre ellos Macri, Majul, Lanata, Pichetto, Carrió, Bullrich y unos cuantos más.