lunes, 18 de octubre de 2010

ULTIMO POEMA DE AMOR ESCRITO PARA RECUPERAR A UNA MUJER

Hay varios tipos de amor
en el mercado.
Está el amor adocenado que se 
puede comprar. Viene crudo,
salvaje, pero frágil. Acepta 
el manoseo, una franela
liviana pero
cuesta / dura / duele poco:
se partió y ya no hay cómo,
se acaba ahí: 
pase el que sigue.

Hay un amor más duro, entero, liso
habitualmente hervido a fuego
lento y sin pasión, con poco gusto
por las novedades. Viene seguro
y te lo dan como quien pasa
una pelota perfecta. Está todo
bien y conservado
pero no sirve. Es el amor
fósil de los dinosaurios.

También hay un amor frito 
–o dos–
que viene 
para que te zambullas.
Hay un aceite apasionado que
lo suele arrebatar: si queda vivo,
estás salvado, pero se puede
morir en el intento. Es de 
ocasión, no hay que dejarlo
que se enfríe. Además,
a la larga te patea.
También existen los amores revueltos,
incluso los batidos,
entreverados de pasiones, odios,
envidias, confusión de
gustos y de sentimientos. Son
amores más confusos que
complejos. Te llenan, pero
nadie quiere repetir.

Y hay finalmente un amor
pasado por agua, que tiene mala prensa:
tonto, infantil, un poco ingenuo.
Es el primer amor y es el amor
para empezar de nuevo. El agua
primordial apenas lo sostiene
lo justito para poder dejarlo solo
sin que se desparrame.

Yo paso y paseo mi amor por agua y por
el Río de la Plata: camino sobre el
agua, nadar sabe mi llama
como la de Quevedo. 
Mi amor se ahoga por agua, se hunde
por Vallejo, traga amor
con la tan cursi de Alfonsina.

Ponele sal, que vengo
demasiado
dulce.


Juan Sasturain

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Leí todos los poemas escritos por Sasturain, dedicados a la mujer que -según parece- ha perdido... No sé ella, pero yo me enamoro (de verdad, me enamoré) del hombre que me recita poesía; pero no a todas nos enamoran las mismas cosas... (Es cierto que una pareja no es sólo poesía!) Esta serie de poesías de Sasturain me recuerda, por un lado, a la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza y, por el otro, a la poesía "1964", de Borges.

Besos.

Cris

María Noemí dijo...

Es cierto, Cris, los poemas de Juan bien pueden hacernos volver a esa bella historia de amor escrita por G.G.Márquez (no así la versión de la película que la ha minimizado, ya que el conflicto es de una complejidad mayor que no poder estar juntos, no?). El poema lo reproduzco en el blog, como verás. Sin embargo, pocos son los hombres (como así las mujeres) que nos hacen volar (y que se atreven a volar)... No hace mucho, volé y comprendí que no basta "ser valiente" y que "un símbolo, una rosa, te desgarra/ y te puede matar una guitarra". Agradezco aquel vuelo, agradezco la aparición de esa persona en mi vida. De esto también hablan los poemas de Juan: de encuentros y desencuentros, de lo pequeño y de lo enorme del amor.

Gracias por el aporte del poema.

Un abrazo grande, Cris!

Alejandro dijo...

Hola Noemi
recibistes mi mensaje anterior ?
Como puedo hacer para contactarte ?
Besos
Alejandro